martes, 20 de julio de 2010

Reflexión de Mateo 12,46-50

Por lo general, la relación de hermandad en una famili es muy fuerte. Esto es porque en nuestra familia tenemos lazos de sangre con nuestros padres y nuestros hermanos. Por la tanto, es justo que a veces tengamos un anhelo de la familia y de nuestros hermanos. No podemos olvidar a la familia; no podemos olvidar a nuestros padres y a nuestros hermanos.
En el evangelio de hoy escuchamos como la madre de Jesús y sus hermanos buscaban a Jesús mientras Él estaba hablando y enseñando a la multitud. Pero es sorprendente que cuando alguien dice que tu madre y tus hermanos quieren hablarte, uno va de inmediato. Pero cuando le dicen que lo busca su madre y sus hermanos les responde: "Quien es mi madre y quienes son mis hermanos?" Es increíble Jesús como olvida a su madre y sus hermanos. Jesús se ha olvidado de sus familiares. Ciertamente, Jesús no olvida y ni los pierde a ellos. En este texto, Jesús quiere enseñarnos sobre el verdadero hermano y la verdadera familia. Jesús nos invita a construir nueva familia que no se limita por lazos de sangre. Para Jesús, las verdaderas familias y los verdaderos hermanos son aquellos que hacen y cumplen la voluntad de Dios. No sólo aquellos que tienen relaciones de sangre, sino que también los que están unidos por la fe y por hacer el bien. Con esta nueva perspectiva, tenemos muchos hermanos y hermanas en todo el mundo. Porque, los que se convierten en hermanos, no sólo se restringe a las relaciones de sangre, sino que a cualquier persona que busca y anhela al Señor y que desea cumplir sus mandatos. Vamos a vivir y a construir nueva familia con esta perspectiva ahora y siempre por los siglos de los siglos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada